El menú social no está establecido. Tienes que crear el menú y asignarlo al menú social en los ajustes de menús.

02/12/2021

Resistiendo Tv

Periódico militantes de Resistiendo con Aguante

IMPUESTO A LA RIQUEZA … MALHABIDA. EL CASO PAOLO ROCCA.

Corría el año 1990. SOMISA (Sociedad Mixta Siderúrgica Argentina) era una de las empresas que más facturaba en el país y la principal productora de acero nacional.

La producción de acero de SOMISA era rentable. Mediante decreto 1398/90, del gobierno neoliberal del traidor al movimiento nacional y popular, presidente Carlos Menem, es incluido en la lista de empresas, sociedades y establecimientos del Ministerio de Defensa sujetos a privatización.

Fue intervenida, y su planta de personal reducida a la mitad. En dos años acumuló una deuda de 500 millones de dólares. ¿La razón? Exportaba buena parte de su producción al 10% de su valor en mercado y compraba insumos con grandes sobreprecios.

El segundo interventor fue Alberto Jorge Triaca, padre del ex secretario de trabajo de Mauricio Macri, fue a criterio del suscripto, el artífice de su vaciamiento. La tercera intervención estuvo a cargo de María Julia Alsogaray.

En concreto, la empresa fue adjudicada por un porcentaje ínfimo de su valor al grupo Techint, liderado por Paolo Rocca. Los pasivos de la empresa quedaron a cargo del Estado Nacional Argentino. La empresa estaba valuada en 750 millones de dólares. Techint debería pagar 100 millones al momento de la posesión al contado y el resto (40 millones en dólares y 12 millones en títulos de deuda pública). Pero como la empresa tenía un stock acumulado de unos 130 millones de dólares (otros arriesgan que ese stock era de u$s 270.000.000 de la década de los 90), en la práctica Techint compró una empresa de u$s 750.000.000 por sólo u$s 10.000.000: al 1,25% de su valor. Ganancia neta: u$s 740.000.000.

Este es el empresario que presionó a los trabajadores de Brescia, en Italia, durante la actual pandemia, a concurrir al trabajo, con el trágico saldo de muertos en la península.

Es el mismo empresario que se niega a pagar el 1% de su patrimonio particular para sostener la lucha contra el COVID19.

Su patrimonio personal actual es de u$s 7.500.000.000. El 1% de su fortuna es u$s 7.000.000.000. Es decir, lo que habría de pagar no llega ni al 10% de lo que robó al Estado Argentino.

Miseria moral es poco para calificar una conducta semejante.